Investigadores construyen un dron resistente a fuertes impactos inspirado en los insectos

  • admin
  • 12 Marzo, 2017
  • 0
Dron elástico y resistente

El crecimiento en la popularidad de los drones está provocando un mayor interés en el sector, introduciendo innovaciones en electrónica, en diseño o, como en este caso, en materiales de construcción. Un grupo de investigadores del Floreano Lab y NCCR Robotics han sido los responsables de construir un dron elástico capaz de resistir fuertes impactos durante su vuelo.

Pese a que los avances en drones se ha enfocado principalmente en “esqueletos” o chasis de carbono con forma de “jaula” protectora, estos investigadores han querido estudiar el comportamiento de materiales más flexibles y livianos, pero muy resistentes, que sean capaces de absorber los impactos sin dañar las piezas más delicadas del dron.

Stefano Mintchev ha sido el investigador principal en este proyecto, inspirándose en las propiedades de rigidez dual encontradas en diversos insectos. Las alas del insecto se componen de secciones hechas de cutícula, un material rígido situado en la zona que lleva la carga del ala, conectada a unas articulaciones flexibles hechas de la resina proteínica que ha evolucionado para ser absorbente contra los golpes. Estos dos factores permiten que las alas de los insectos sean fuertes, robustas  y portadoras de carga, a la vez que duraderas.

A partir de este principio ha sido posible construir un cuadricóptero elástico resiliente, que logra adaptarse a sus obstáculos.

¿Cómo es este dron elástico?

El drone en cuestión está compuesto por una caja central y de un chasis externo fino hecho de fibra de vidrio, con cuatro brazos unidos por cuatro juntas magnéticas. Como este marco de fibra de vidrio es sólo 0.3 mm de espesor, es a su vez suave y flexible, lo que permite soportar colisiones sin deformación permanente. Las cuatro juntas magnéticas conectan el marco a la caja central (siguiendo el modelo de exoesqueletos de insectos duros) manteniendo el marco rígido durante el vuelo.

Los imanes son los causantes, tras el impacto del drone, del estado blando donde el chasis se desengancha y se puede deformar sin dañarse a sí mismo. Las bandas elásticas aseguran que el marco se mantenga lo suficientemente cerca como para que los imanes vuelvan a su posición tras la colisión, permitiendo que el chasis del cuadricóptero vuelva a su estado rígido y esté de nuevo listo para volar.

Fuente: EPFL

Previous «
Next »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RECIBE NUESTRA NEWSLETTER

✓ Las últimas novedades y noticias

✓ Reviews, tutoriales, promociones...

✓ Carreras de drones y otros eventos